jueves, junio 02, 2005

La leyenda de Horus, Señor del Cielo

NACIMIENTO DE HORUS

Esta leyenda empieza cuando los dioses Geb y Nut cedieron el gobierno de Egipto a sus cuatro hijos: Osiris, Seth, Isis y Neftis. El menos favorecido fue Seth, que se enemistó con su hermano Osiris porque era su rival en el acceso al gobierno de Egipto. Osiris e Isis concibieron a Horus que sería el legítimo heredero al trono de Ra.

horus


LA MUERTE DE OSIRIS

El dios Seth preparó una gran fiesta de bienvenida con motivo de la visita de la Reina Aso de Etiopía e invitó a su odiado hermano Osiris. Ordenó a sus mejores artesanos un gran cofre recubierto de piedras preciosas con las medidas exactas de su hermano. Una vez terminado el banquete propuso un juego a sus ilustres invitados: prometió regalar el magnífico cofre a aquel que pudiera introducirse en él. Todos lo intentaron y ninguno lo consiguió. Cuando le llegó el turno a Osiris, Seth ordenó cerrar la tapa con clavos, derramando plomo derretido por encima del cofrey arrojándolo al mar. Así se hizo con el poder de Egipto. Evidentemente, los demás creyeron en la muerte de Osiris. Su esposa y hermana, la diosa Isis, encontró el cofre e intentó resucitar a su difunto esposo. Pero Seth se enteró de sus planes y encontró el lugar donde se estaba escondido el cadáver de Osiris. Esta vez despedazó a su hermano en 14 partes y las dispersó por todo Egipto. Isis perseveró en su empeño y uno a uno fue recuperando todos los pedazos de su desmembrado esposo. Entonces, Osiris se alzó como rey de los muertos. Seth, por su parte, para terminar con todos los problemas de sucesión, raptó a Isis para obligarla a casarse con él, pero algunos dioses cansados de la actitud de Seth, la ayudaron a escapar con su hijo.


horusito


LA VENGANZA DE HORUS

Horus se presentó ante el Consejo de los Dioses reclamando el trono robado. Seth urdió una nueva artimaña e invitó a Horus a su casa para hacer las paces. Horus humilló a su tío Seth ante el Consejo y éste huyó. Así, Horus se proclamó Rey de Egipto.

horus e isis
LA GUERRA DE HORUS Y SETH

Seth comenzó una lucha sin tregua contra su sobrino. En ayuda de Horus apareció un gran aliado, su bisabuelo Ra, que acompañado de un gran ejército de guerreros, se unió a los seguidores de Horus.
Una batalla tras otra todo Egipto quedó bañado en un mar de sangre, donde dioses y humanos lucharon representando una auténtica masacre que quedó grabada en el recuerdo de los antiguos egipcios. Poco a poco Seth se fue replegando en sus posiciones, y su derrota parecía próxima. Ante el acoso y la superioridad de efectivos de Horus y sus aliados, Seth cayó por fin prisionero, y fue llevado ante el Dios Ra, quien ordenó su entrega a Horus e Isis, para que procediesen como creyeran conveniente.
Horus dejó el juicio de Seth para el final y entretanto se ensañó con el resto de prisioneros. Sin embargo, Isis sintió pena por Seth y le dejó huir. Pero éste volvió a entablar una lucha encarnizada contra Horus, de la que al final resultó perdedor.
Cansados de tantos horrores y muerte, el Consejo de los Dioses decretó una tregua, y llamó a ambos contendientes ante su presencia, la derrota de Seth era tan inminente que, no teniendo ya nada que perder accedió a presentarse ante el consejo.
Se decidió que Seth se retirase a sus dominios fuera de Egipto perdonándole la vida. A cambio, él aceptaba el derecho de Horus a tener la corona de Egipto como el único y legítimo heredero. El paso de los siglos nos ha hecho llegar la historia en forma de leyenda.

Escrito por Leonor y Patricio


domingo, mayo 29, 2005

Juegos en el Antiguo Egipto

Como sabéis este blog sirve de apoyo al proyecto 7 Pirámides que se colgará en breve en la página de la asignatura Escritura No Lineal de la Universidad de Navarra. En él hemos intentado combinar una narración no-lineal junto con algún pequeño juego de preguntas y respuestas.

Y de juegos en el Antiguo Egipto quiero hablar ahora.

Uno de los más populares y el favorito de algunos faraones y sus esposas era el juego de Senet que significa viaje o tránsito.

Se desarrollaba sobre un tablero de 30 casillas en el que se colocaban siete fichas cilíndricas y cinco con forma de cono. Su dinámica era muy sencilla. Consistía en llegar al final antes que el otro en función de la numeración obtenida por unos dados-palillo especiales: redondeados por un extremos y planos por otro. Aparece en muchas tumbas faraónicas.


juegos


Otro famoso juego era el de la Serpiente, muy parecido al de La Oca actual. Era el más glamouroso porque las fichas solían ser representaciones de famosos faraones de la época.

Sin embargo, se desconocen las reglas completas de estos juegos, así que puedas inventarlas tú mismo y pasar un buen rato con tus amigos.

Agradecimientos:
Egiptlogía.com

Mikel Barón.

jueves, mayo 26, 2005

Nantes

Nantes es una ciudad preciosa. Esto... no, no he estado, pero me la imagino muy bien. Más bien, os voy a enseñar cómo me imagino la ciudad donde Julio Verne nació. Debe ser así, más o menos.

nantes2

Bueno, y hemos venido hasta aquí, hasta Francia, para dejarnos llevar por las corrientes del Loira. Fijaos hasta dónde podemos llegar. ¡¡¡Bienvenidos a la Rue de l' Hermitage!!! Ese edificio blanco tan alto, que se alza sobre la imperial escalinata de piedra. Este es el museo Jules Verne, dedicado, obviamente, al escritor de las 20 000 leguas de viaje submarino.

museoverne

Bueno, y esta es la segunda visita turística de hoy, querido viajero. La próxima ruta nos llevará a un país exótico... Mmmm, ¿qué os parece la India?

Escrito por Patricio Asensi

De visita por reinados faraónicos

foto1

Bienvenidos al Templo de Luxor. Y ahora querréis que os cuente alguna leyenda, ¿verdad? Pues temos no poder satisfaceros en todos vuestros deseos. Hoy prefiero ofreceros algo de información confidencial. La construcción de los interiores del templo se debe al Faraón Amenhotep III, y el revestimiento exterior, a Ramsés II. Sin embargo, este edificio cobró tan grande fama, que numerosos faraones decidieron embellecerla, agrandar sus recintos, ocupar huecos con estatuas, efigies de faraones, salas y más salas, jardines, etc. El templo ocupa un espacio total de 260 metros y en la antigüedad estaba dedicado a Amón.

Y esta es nuestra visita turística de hoy, tampoco quiero daros mucho la tabarra. Adiós.

Escrito por Patricio Asensi

miércoles, mayo 25, 2005

El que cuenta los corazones

¿Por qué se relaciona a Anubis con el mundo de los muertos?
La leyenda apuntaría hacia los perros. Sorprendente, pero una solución razonable. Los perros del desierto, por desagradable que pueda resultar, desentarraban los cuerpos de los fallecidos en las dunas, ya por calor, hambre o sed, o cualquier otro motivo, para procurarse alimento. Los egipcios, a la vista de estos hechos, supondrían que los perros son un símbolo: como el dios que acude a llevarse al muerto al Más Allá. Eso explicaría la iconografía de este dios mitológico, representado con cara de perro y dedicado a su aspecto más funerario, por así decir.
Anubis
Parece que Anubis, en sus comienzos, solo dedicaba sus esfuerzos a los miembros de la familia real egipcia. Sin embargo, con la caída del Imperio Antiguo y la fragilidad acusada del poder de palacio, este dios se extendió fuera de la realeza.

Como guardián de las necrópolis, acogía a los difuntos en las puertas de sus tumbas guiándoles al Más Allá. La tierra abre sus puertas cuando Anubis llama al muerto: "Las puertas de Akeru (tierra) se abren para ti, Las puertas de Geb se abren para ti. Te marchas cuando Anubis te llama".

Una vez en la "Sala de las Dos Verdades", Anubis es el encargado de llevar al difunto para que su alma sea pesada, vigilando el fiel de la balanza con la finalidad de que nadie pueda falsearlo.

Según la mitología y como ya conté, Set asesinó a su hermano Osiris descuartizando su cuerpo y lanzando los trozos al Nilo. Pero Anubis ayudó a Isis en la búsqueda de esos pedazos esparcidos por el país recomponiendo el cuerpo de este dios y llevando a cabo la primera momificación, tras la cual se devolvería la vida a Osiris. Por este motivo es la deidad principal de los sacerdotes embalsamadores. Es este dios el encargado de llevar a cabo el ritual de "Apertura de los Ojos y de la Boca" del difunto.
A Anubis se le conocen muchos nombres, de los que podemos destacar los siguientes:

anubis2

"Señor de los Occidentales"

"El que está sobre su montaña"

"El que está sobre las Vendas"

"Señor de las Vacas lecheras"

"Señor de la Tierra Sagrada"

"Señor de las Cavernas"

"El que preside la Tienda Divina"

"Señor de los Embalsamadores"

"Señor de Rosetau"

"Señor del País Sagrado"

"Señor de las Necrópolis"

"El que está en la Cámara del Embalsamamiento"

"El que cuenta los corazones"

"El Señor de Nubia".

Escrito por Patricio Asensi

viernes, mayo 20, 2005

De pirámides en la pantalla

menka3

La gran pirámide de Micerinos, o Menkaura, nos aguarda en el vasto desierto que circunda las tres famosas pirámides: la de Jufu, la de Jafra y Menkaura. Es decir, Keops, Kefrén y Micerinos.

Las pirámides y la historia egipcia en general han sido llevadas al cine en innumerables ocasiones. En 1898, ni más ni menos, la francesa Alice Guy dirigió una película llamada La Fuite en Égypte. Al año siguiente, Georges Méliès, también francés, dirigió su propia versión de Cléopâtre. De ahí al Stargate, de Roland Emmerich en 1994, o The Mummy, de Stephen Sommers en 1999.

cleo_liz

El Príncipe de Egipto (1998), Cleopatra (1963), el Retorno de la Momia (2001), Los Diez Mandamientos (1923), La Esfinge (1954) son algunos de los títulos de mayor éxito acerca del mundo egipcio en nuestras pantallas.

elprincipedeegipto

Títulos inmortales para el cine y para los amantes de todo lo relacionado con la historia, la mitología y la vida cotidiana del antiguo egipto. Regios faraones, princesas egipcias, momias, pirámides, desierto, oasis perdidos, libros sagrados. Sin embargo, muchos estudiosos han criticado la falta de fidelidad y la libre adaptación de muchas leyendas por parte de directores y productores. La página de Egiptomanía tiene muchas de las claves para comprender un poco más sobre Egitpo y sus pirámides. Echadle un ojo, que vale la pena.

Escrito por Patricio Asensi

Los Colores

En alguno de los nodos de 7 Pirámides aparece una referencia al significado de los colores en el antiguo Egipto. No es algo exclusivo de esta civilización pero ayuda a comprender su utilización en los murales, ideogramas, jeroglíficos, bajorrelieves...

Ahí va la descripción de algunos de ellos:

En el arte, los colores eran el indicio de la naturaleza de los seres. Cuando a Amon se lo retrataba con la piel de color azul, esto hacía alusión a su aspecto cósmico. La piel verde de Osiris simbolizaba su poder sobre la vegetación y su propia resurrección.

Ciertos colores poseían su propio simbolismo. Por ejemplo, el color verde representaba a la vegetación y el comienzo de una nueva vida. La malaquita verde era el símbolo del júbilo y de la tierra y se la llamaba "campo de malaquita".


El color rojo simbolizaba a la vida y la victoria. Durante las celebraciones, los antiguos egiptos pintaban sus cuerpos de color rojo ocre y utilizaban amuletos hechos en cornalina. Set, el dios que se paraba en la proa del barco del sol y asesinaba a la serpiente apep, tenía los ojos y el cabello rojo.

El color rojo era también un símbolo de furia y de fuego. Una persona que actuaba con un "corazón rojo" significaba que actuaba con ira.

El color blanco sugería omnipotencia y pureza. También era el color de las cosas sagradas. Por ejemplo, el nombre de la ciudad de Menfis, significaba "paredes blancas".

color_blanco_01 Las sandalias blancas se utilizaban en ceremonias o rituales. El blanco también era el color heráldico del bajo Egipto.

En el antiguo Egipto el negro era el símbolo del bajo mundo. Osiris, el dios de la vida después de la muerte era llamado "el negro". Una de las pocas personas de la realeza, llamada Nefertari, era la patrona de la metrópoli. Generalmente era retratada con piel negra, aunque ella no era de raza negra.

Anubis, el dios de los muertos era retratado como un chacal negro aunque en realidad los verdaderos chacales y los perros eran marrones.


Fuente

Mikel Barón

miércoles, mayo 18, 2005

Isis y los Siete Escorpiones

templo isis

* Cuenta la leyenda que Isis huyó de su hermano Seth, aquel que asesinó a Osiris. Con su hijo Horus, y escoltada por siete escorpiones (Tefen, Befen, Mestet, Mestetef, Petet, Tetet y Matet), caminó día y noche hasta que finalmente, habiendo recorrido gran parte del desierto, un animal venenoso picó al niño. Tan maligna era la herida, que Isis se lamentó enormemente, pensando que su hijo moriría y que ella seguiría sola. La aflicción de Isis conmovió al Dios Ra, encargado de velar por la seguridad del niño. En un acto de compasión, Ra envió a Thot para que restableciera la salud de Horus. Tras recitar largos hechizos, el niño volvió a la vida, y el dios hizo saber a Isis que dichos encantamientos servirían para revivir a cualquier ser humano.

* Isis se puso en camino de nuevo, y tras largo caminar, llegó dolorida y cansada a la zona de las marismas, donde una mujer rica, de nombre Usert, al verla pasar, tan fatigada, cerró su puerta por miedo de los escorpiones que la acompañaban. Sin embargo, una mujer de las marismas, pobre, la invitó a entrar en su casa para guardar descanso. Agradecida, Isis aceptó el ofrecimiento, al tiempo que mandó a los siete escorpiones reunir su veneno en uno de ellos, el de nombre Tefen, que con su aguijón hirió de muerte al hijo de Usert.

* Usert lloró amargamente la muerte de su pequeño, y el corazón de Isis, al percibir el dolor de la mujer, decidió perdonarla, por lo que marchó a su encuentro mientras la casa de la mujer rica de nombre Usert se incendiaba por el veneno de Tefen. Al llegar, rescató el cuerpo del hijo de Usert, recitó todos los hechizos aprendidos de Thot y la criatura volvió a la vida. Las llamas cesaron de pronto y los cielos se abrieron. La mujer llamada Usert, infinitamente agradecida, le regaló a Isis algunas de sus pertenencias, y con profunda gratitud, llevó brazaletes de oro, collares y riquezas a la mujer de las marismas que había acogido en su casa a la diosa.

Escrito por Patricio Asensi

lunes, mayo 16, 2005

El mito de Osiris

Osiris era uno de los dioses más importantes de la mitología egipcia. Fue Faraón de Egipto y con su resurrección representó el “Rey de la Muerte”.Todos los egipcios esperaban reunirse con él en el "más allá".
Cuenta le leyenda que Nut (Diosa del Cielo), hija del Dios Ra, el Dios Sol, se enamoró perdidamente del dios Geb (Dios de la Tierra). Cuando Ra se enteró de esta relación, lleno de furia, prohibió a Nut que en el término de un año de 360 días, tuviera hijos. Nut llamó a su amigo Thoth, para solicitarle ayuda. El deseo de Ra debía cumplirse, pero hecha la ley, hecha la trampa,
Thoth tuvo una idea: se casó con la diosa de la Luna, Selene.

La luz de Selene fue rival de la luz de Ra. Thoth se sintió triunfante y fue recompensado con la séptima luz de Selene. Esa es la razón por la cual la luna desaparece todos los meses. Thoth tomó su luz y agregó cinco días más al año calendario, haciendo que el año tuviera 365 días. Así, Nut tuvo cinco días para concebir, sin desobedecer la orden de Ra.

osiris
Nut tuvo así dos hijos y dos hijas: parió a Osiris (Rey de los muertos y de las fuentes de vida renovadas); a Seth, a Isis (Diosa de la Fertilidad y la Maternidad), y a Neftis.

Cuando Osiris nació, una voz exclamó: “El Rey de todos ha nacido”, el faraón.

Osiris creció y se convirtió en un gran rey, colaboró con su pueblo, los adiestró en los trabajos agrícolas y en la crianza de los animales, los guió para realizar los códigos de las Leyes, y les enseñó a orar a sus dioses. Convirtió a Egipto en una gran Nación y el pueblo comenzó a adorar la tierra por donde él pisaba.

Su esposa y hermana Isis siguió los pasos de su esposo en el reinado.

Osiris tenía un gran enemigo, su hermano Seth, envidioso y amargado, que tramaba algo para destronarle.

Un día, Seth se alió con Aso, la reina de Etiopía, y otros 72 conspiradores. Consiguió las medidas exactas de Osiris y construyó una caja muy bien ornamentada. Realizó un gran banquete al que invitó a Osiris y a los conspiradores. Realizó una apuesta para ver quién cabía perfectamente en la caja. Cuando llegó el turno de Osiris, entró sin dificultad y entonces, lo encerraron en la caja asegurándola con clavos y la arrojaron al río Nilo.

Desde ese día, no se lo volvió a ver al rey Osiris entre los vivos.

Isis hizo embalsamar el cuerpo de su esposo con la ayuda del dios Anubis, que se convirtió así en el dios del embalsamamiento. Los ruegos y hechizos de Isis resucitaron a Osiris, que llegó a ser rey de la tierra de los muertos.

leonor carnicer